jueves, 16 de junio de 2011

Confabulario de Juan José Arreola



Cuando le leo, percibo ese dominio apabullante del lenguaje,  de  un acervo  inmenso de metáforas en donde juega osadamente con la linea de la realidad en cada párrafo.  El lo sabe y juega con sarcasmo e imaginación en una atmósfera refinada, aristocrática y muy libre.


Para impresionar a alguien de la talla de Jorge Luis Borges, es que su genialidad rozó empáticamente cuerdas que dos genios solo saben que existen y así se refería el Sr. Borges,  de Arreola.

¨ Si me obligaran a cifrar a Juan José Arreola en una sola palabra que no fuera su propio nombre…esa palabra, estoy seguro, sería libertad. Libertad de una ilimitada imaginación, regida por una lúcida inteligencia.”, Jorge Luis Borges

Arreola, compañero de generación de Juan Rulfo al igual comparten sofisticada genialidad literaria. El confabulario de Arreola exprime en su extravagante y excéntrica inteligencia, una síntesis de cuentos en su arraigado estilo personal, con elementos mágicos contemporáneos y un elegante erotismo, ambos,  envueltos en su  sátira visión del mundo actual.

Algunos párrafos :  

              EPITALAMIO 

La AMADA y el amado dejaron la habitación hecha un asco, toda llena de residuos amorosos. Adornos y pétalos marchitos, restos de vino y esencias derramadas. Sobre el lecho revuelto, encima de la profunda alteración de la almohadas, como una nube de moscas flotan palabras mas densas  y cargadas que el áloe y el incienso. El aire está lleno de te adoro y de paloma mía.
Mientras aseo y pongo en orden  la alcoba, la brisa matinal orea con lengua ligera pesadas masas de caramelo. Sin  darme cuenta he puesto el pie sobre la rosa en botón que ella llevaba entre sus pechos. Doncella melindrosa, me parece que la oigo como pide mimo y caricias, desfalleciente de amor. Pero ya vendrán otros días en que se quedará sola en le nido, mientras su amado va a buscar la novedad de otros aleros. 
Lo conozco. me asaltó no hace mucho en el bosque, y sin frases ni rodeos me arrojó al suelo y me hizo suya. Como un leñador divertido que pasa cantando una canción obscena y siega de un tajo el tallo de la joven palmera. 

jueves, 10 de febrero de 2011

! Que rico se come en Acapulco !



Es inmediata  la sensación a cantina, pasas del impersonal y gris ruido de la calle,  al multicolorido barullo, saturado de   charlas, risas y rockola;  estallando a ritmo de salsa en voz de Celia Cruz:

 -- ¨ Ehe pejcado esta salao, saladito, riquito  —ta -- ran -- tan¨ ---

 Acompañando al ritmo de salsa, la mesera movía las caderas en el trayecto a servir las copas y la comida con ese sabor costeño y pícaro.  Todavía  recuerdo ese lugarcito al que regresé un par de veces, fue agradable, así dí con éste comentaba ...¨El Arki¨.

-- Continúa , haz click aquí

domingo, 30 de enero de 2011

Poesias de la Revolución Mexicana







SUAVE PATRIA
PROEMIO 

Yo que sólo canté de la exquisita
partitura del íntimo decoro,
alzo hoy la voz a la mitad del foro
a la manera del tenor que imita
la gutural modulación del bajo,
para cortar a la epopeya un gajo.
Navegaré por las olas civiles
con remos que no pesan, porque van
como los brazos del correo chuán que
remaba la Mancha con fusiles.
Diré con una épica sordina:
la patria es impecable y diamantina.
Suave Patria: permite que te envuelva en
la más honda música de selva con que
me modelaste todo entero al golpe
cadencioso de las hachas y pájaros de
oficio carpintero.
Patria: tu superficie es el maíz,
tus minas el palacio del Rey de Oros, y tu
cielo, las garzas en desliz
y el relámpago verde de los loros.

El Niño Dios te escrituró un establo
y los veneros del petróleo el diablo.

Sobre tu Capital, cada hora vuela
ojerosa y pintada, en carretela;
y en tu provincia, del reloj en vela
que rondan los palomos colipavos,
las campanadas caen como centavos.
Patria: un mutilado territorio
se viste de percal y de abalorio
Suave Patria: tu casa todavía
es tan grande, que el tren va por la vía
como aguinaldo de juguetería.

Y en el barullo de las estaciones,
con tu mirada de mestiza, pones
la inmensidad sobre los corazones.
¿Quién, en la noche que asusta a la rana
no miró, antes de saber del vicio,
del brazo de su novia, la galana
pólvora de los juegos de artificio?
Suave Patria: en tu tórrido festín
luces policromías de delfín,
y con tu pelo rubio se desposa
el alma, equilibrista chuparrosa,
y a tus dos trenzas de tabaco,
sabe ofrendar aguamiel toda mi briosa
raza de bailadores de jarabe.
Tu barro suena a plata, y en tu puño
su sonora miseria es alcancía;
y por las madrugadas del terruño,
en calles como espejos, se veía
el santo olor de la panadería.
Cuando nacemos, nos regalas notas,
después, un paraíso de compotas,
y luego te regalas toda entera
suave Patria, alacena y pajarera.
Al triste y feliz dices que si,
que en tu lengua de amor prueben de ti
la picadura del ajonjolí.
¡Y tu cielo nupcial, que cuando truena
de deleites frenéticos nos llena!
Trueno de nuestras nubes, que nos baña
de locura, enloquece a la montaña,
requiebra a la mujer, sana al lunático
incorpora a los muertos, pide el Viático,
y al fin derrumba las madererías
de Dios, sobre las tierras labrantías.
Trueno del temporal: oigo en tus quejas
crujir los esqueletos en parejas;
oigo lo que se fue, lo que aun no toco,
y la hora actual con su vientre de coco.
Y oigo en el brinco de tu ida y venida
oh trueno, la ruleta de mi vida. 

Ramón López Velarde.
Formó parte de los gobiernos de la Revolución, abrió el camino para los poetas y sus obras completas se publicaron en 1971.
Ramón López Velarde había conocido a Francisco I. Madero al iniciar su carrera de abogado, y se sintió atraído con sus ideas revolucionarias. Su identificación con el político lo llevó a escribir prosa política en apoyo del Partido Antireeleccionista. Pese a lo anterior, con el tiempo se fue alejando de la política, pues según testimonio de quienes le conocieron, quedó desilusionado con el horror y la violencia que desatan los movimientos revolucionarios.


A ZAPATA

 Cuando arreciaron los dolores
en la tierra, y los espinares desolados
fueron la herencia de los campesinos
y como antaño, las rapaces
barbas ceremoniales, y los látigos,
entonces, flor y fuego galopado ...


Borrachita me voy hacia la capital
Se encabritó en el alba transitoria
la tierra sacudida de cuchillos,
el peón de sus amargas madrigueras
cayó como un elote desgranado sobre
la soledad vertiginosa,
a pedirle al patrón
que me mandó llamar
Zapata entonces fue tierra y aurora.


En todo el horizonte aparecía
La multitud de su semilla armada.
En un ataque de aguas y fronteras
el férreo manantial de Coahuila,
las estelares piedras de Sonora;
todo vino a su paso adelantando,
a su agraria tormenta de herraduras.


Que si se va del rancho
muy pronto volverá
Reparte el pan, la tierra;
Te acompaño.


Yo renuncio a mis párpados celestes,
Yo, Zapata, me voy con el rocío
de las caballerías matutinas,
en un disparo desde los nopales
hasta las casas de pared rosada.
cintitas pá tu pelo no llores por tu Pancho ...


La luna duerme sobre las monturas,
La muerte amontonada y repartida
yace con los soldados de Zapata.
El sueño esconde bajo los baluartes
de la pesada noche su destino,
su incubadora sábana sombría.


La hoguera agrupa el aire desvelado;
grasa, sudor y pólvora nocturna.
... Borrachita me voy para olvidar ...
Pedimos patria para el humillado.


Tu cuchillo divide el patrimonio
y los tiros y corceles amedrentan
los castigos, la barba del verdugo.
La tierra se reparte con un rifle.


No esperes, campesino polvoriento,
después de tu sudor la luz completa
y el cielo parcelado en tus rodillas.
Levántate y galopa con Zapata.


Yo la quise traer dijo que no ...
México, huraña agricultura, amada
tierra entre los oscuros repartida;
de las espaldas del maíz salieron
al sol tus centuriones sudorosos.


De la nieve del Sur vengo a cantarte.
Déjame galopar en tu destino
y llenarme de pólvora y arados.
... Que si habrá de llorar
pa que volver.


PABLO NERUDA


CARABINA 30-30 (Corrido)


Carabina 30-30
que los rebeldes portaban
y decían los maderistas
que con ellas no mataban.

Con mi 30-30 me voy a marchar,
a engrosar las filas de la rebelión,
si mi sangre piden mi sangre les doy,
por los habitantes de nuestra nación.

Gritaba Francisco Villa:
"Donde te hallas, Argumedo;
ven párate aquí adelante,
tu que nunca tienes miedo".
Ya nos vamos pa' Chihuahua,
ya se va tu negro santo,
si me quebra alguna bala,
ve a llorarme al camposanto.

Ya se van los mercenarios,
van huyendo a Villabampa,
las guerrillas los corrieron,
de una banda y otra banda.
Levante ya un paredón
con del pueblo pobres gentes,
pa' fusilar a los ratas
y a toditos su parientes.







LOS DEFENSORES DE LA PATRIA


Cuan triste vivir!

Morir por la patria,

Vivir en cadenas

Cuan triste vivir!

Morir por la patria,

Que bello morir!

Partamos al campo,

Que es gloria el partir;

La trompa guerrera

nos llama a la lid:

La patria oprimida

con ayes sin fin

convoca a sus hijos,

sus ecos oid.

Quien es el cobarde,

De sangre tan vil,

Que en rabia no siente

sus penas hervir?

Quien rinde sus sienes

a un yugo servil

viviendo entre esclavos,

Odioso vivir?

Placeres, halagos,

Quedaos a servir

A pechos indignos

De honor varonil;

Que el hierro es quien solo

Sabra redimir

De afrenta al que libre

Juro ya vivir.

Adios hijos tiernos

Cual flores de abril;

Adios, dulce lecho

de esposa gentil:

Los brazos, que en llanto

banais al partir

Sangrientos, con honra,

vereislos venir;

Mas tiemble el tirano

Del Ebro y del Rhin,

Si un astro a los buenos

protege feliz.

Si el hado es adverso,

sabremos morir...

Morir por Fernando

Y eternos vivir.

Sabra el suelo patrio

De rosas cubrir

Los huesos del fuerte

Que expire en la lid:

Mil ecos gloriosos

Diran: "Yace aqui

Quien fue su divisa

Triunfar o morir".

Vivir en cadenas,

Que bello morir!



Juan Bautista Arriaza


POEMA AL 2O DE NOVIEMBRE

Hoy te vengo a cantar, ¡oh patria mía!,
con el alma inocente de los niños

y en mis versos te dice mi alegría

mi afán de gratitud y de cariños.
¡Cuánto has sufrido! Pero el cielo quiso
coronar con laureles tu memoria,

convirtiendo tu suelo en paraíso

de la diosa sublime de la historia.
De Cuauhtémoc, Hidalgo, de Morelos,
de Guerrero, de Juárez y Madero,

recibiste la sangre y los anhelos

defendiendo tu lábaro altanero.
Y el 20 de Noviembre, fecha heroica,
se inició tu progreso, ¡patria mía!

Con el ideal de la razón estoica

del pueblo mexicano que gemía.

El paladín apóstol fue Madero;

con Zapata y Carranza en el camino,

la vida del obrero

y le dieron su tierra al campesino.
Y en la guerra mundial enviaste ufano
al glorioso escuadrón 201

que llevó la bandera mexicana

simbólica en valor... sin miedo alguno.
¡Gloria mil a tus héroes patria mía!,
te dice con los versos mi canción.

Que la historia pregone tu valía

¡gloria, gloria, a tu gran revolución!
Angel Núñez Beltran


miércoles, 24 de noviembre de 2010

¿ De donde viene La Adelita ?



Adela Velarde Pérez, era una enfermera oriunda de Ciudad Juarez.

Se fugó de su casa y el 13 de febrero de 1913 se unió a las tropas carrancistas del coronel Alfredo Breceda, donde fungió como enfermera después de los combates de Camargo, Torreón, Parral y Santa Rosalía. Adelita atendía a los heridos villistas de la División del Norte, como parte de la Brigada de la Cruz que formó la señora Leonor Villegas de Manón. 

Como uno de tantos atendió al soldado herido Antonio del Río Armenta, quien se enamoró perdidadmente de ella y que en obsequio de ese romance, le dedicó éstas letras.

¨Adelita¨estaba marcada por los acontecimientos patrióticos pues fue nieta, de Rafael Velarde, amigo de Benito Juarez y quien dio alojamiento  al Benemérito de las Américas en su exilio en Paso del Norte.

 El nombre de ¨Adelita ¨ , se quedó como ícono de las soldaderas.   “En la historia del pueblo de México, indudablemente, Adela Velarde, ‘La Adelita’ forma parte de la pléyade excelsa de las mujeres mexicanas que desafiando a su tiempo, han contribuido a la reivindicación del papel histórico de la mujer”.




En lo alto de una abrupta serranía
acampado se encontraba un regimiento
y una moza que valiente lo seguía
locamente enamorada del sargento.
Popular entre la tropa era Adelita,
la mujer que el sargento idolatraba
que además de ser valiente era bonita
que hasta el mismo coronel la respetaba.
Y se oía que decía
aquel que tanto la querí…
Si Adelita se fuera con otro
la seguiría por tierra y por mar,
si por mar en un buque de guerra
si por tierra en un tren militar.
Si Adelita quisiera ser mi esposa,
y si Adelita ya fuera mi mujer,
le compraría un vestido de seda
para llevarla a bailar al cuartel.
Y después que terminó la cruel batalla
y la tropa regresó a su campamento
por la vez de una mujer que sollozaba
la plegaria se oyó en el campamento.
Y al oírla el sargento temeroso
de perder para siempre su adorada
escondiendo su dolor bajo el reboso
a su amada le cantó de esta manera…
Y se oía que decía
aquel que tanto se moría…
Y si acaso yo muero en la guerra,
y mi cadáver lo van a sepultar,
Adelita, por Dios te lo ruego,
que por mí no vayas a llorar.



martes, 9 de noviembre de 2010

EL LUGAR DONDE ¨CANTA EL RIO¨




Quería buscar un lugar tranquilo, donde relajadamente me pudiera sentar a leer o escribir. Algo con un entorno amable y que la  naturaleza sea protagonista importante de mi estadía,  que no este muy lejos del Distrito Federal. En un principio pensé en Valle de Bravo, pero por lo regular, los fines de semana es el destino preferido de muchos citadinos, y pensar en el tumulto, me agobiaba, no necesitaba eso... necesitaba algo con sabor a pueblo, con pasividad, no una semi-ciudad con claxons sonando y un tumulto de gente.Entonces busqué algo por Internet, algo cercano, y encontré un sitio que se veía bastante bien, y tomé el teléfono.  Me atendieron muy amablemente y reservé. Esta a veinte minutos de Valle de Bravo, a lo mucho y en un pueblo que algún tiempo atrás fue un centro importante de minas de plata y oro. Todos estos lugares en donde algún tiempo lejano hubo riqueza, heredan un gusto especial, como por ejemplo Taxco, y este lugar tiene ese encanto, pero también su propia personalidad. Cuenta con empedrado en las calles, una bonita catedral,  una plaza llena de arboles y la mayoría de las construcciones  con reminiscencia de hace más de un siglo.
  


Rodeando la plaza, llegamos a una construcción preciosa, con todo ese sabor de pueblo, pero con el buen gusto y comodidades de un hotel boutique. Al entrar,  me  impactó que desde  la construcción se percibe una cañada,  con todo el encanto de la vegetación semi-tropical; llena tus ojos de vida y enmedio de esa exhuberancia, como si estuviera acompañando un cuadro con música,  se escucha la armonía deliciosa de un rió que canta.... Este pequeño y encantador hotel boutique, esta en medio de este bonito paraje.



Era justo lo que deseaba,  al observar la deliciosa tranquilidad que  envuelve a este lugar y no tardé mucho en sorprenderme.   La cocina tiene un atractivo muy particular, ---es el territorio de Susana---.  y cuando pruebas las delicias que prepara, tu estomago se  enamora más del lugar..





Por ejemplo, algo que me sorprendió, fue que la cocina estaba muy atareada y al preguntar,  ¿ a que se debía?,  me comentaron..


---Estamos haciendo mole---

---Ya estamos por  terminarlo, llevamos dos días preparándole---

---¿ Quiere probarlo ?---


---Espere un momentito, quiere una cervecita?----

---Tome asiento, aquí en el corredor y en esa mesita le servimos su cerveza.----





Me senté en el corredor y de ahí se ve una linda alberca,  un lugar muy bien dispuesto para asolearte,  con gente  bonita,  me sentí a gusto y me tome mi cerveza, acompañada de un chicharron con guacamole, muy bueno...








Al llegar el mole, me invitaron a pasar a un patio en la parte de  abajo a un costado de la alberca, con  una fuente primorosa, donde  están dispuestas coquetamente un par de mesas, bajo la sombra de un durazno y  acompañandole ; esta el canto del río y el trinar de los pajaros.    Me senté tranquilamente, me relajé y me dió una sensación de plenitud...




Al probar el mole... me quede sin habla, mudo... El sabor del mole era una explosión de delicados sabores en exquisita armonía, con sabores: dulces, salados,  frutales, a semillas, y al final sin inhibir, te dejaba un picor delicioso, me lo hicieron acompañar con  unas tortillas calientes,  una cerveza obscura,  y un tequila.


Ya relajado, después de la comida, y con la tarde ya  madura, me comentaron:


----¿No quiere pasar al Temazcal? ----

A lo que respondí: 

----¿Y como esta eso, que tengo que hacer?---

----Nada,  aquí La guia del Temazcal llevara la ceremonia y le indicará todo, no se preocupe----
Bajé por unas escaleras enmarcadas de platanales y enmedio de  una viva vegetación,  en un jardín,  esta el temazcal,  como si fuera un enorme horno de pan.


Nos sometimos a todo el protocolo:  Una limpia, barro en la cara y cuerpo, en fin, nos guiaron  con gran conocimiento, con todo el protocolo azteca del Temazcal.. Fue una experiencia purificadora y novedosa; pero sobretodo, sentí una paz y tranquilidad, que hace mucho no había podido lograr.


Esa noche, dormí profundamente.... con esa paz y frescura, inducida por la purificación del temazcal, el silencio y toda esa vegetación que rodea el entorno..



Delicadamente en la mañana  me despertó la suave  armonía de las campanas de la iglesia,  que entonaban el ave Maria de Schubert. Respiré..... y la armonía  que sentí,  me hizo darme cuenta que estaba un lugar verdaderamente  especial, y me deje llevar..... dejé que me consintieran, y solo disfruté mi estancia,  a tan solo una hora y media de la ciudad.

Les dejo la liga del sitio, para que disfrutan tanto como yo y todos los  que visitan este bonito lugar..http://www.lacasonamexico.com/

martes, 2 de noviembre de 2010

¿ DE DONDE VIENE LA CATRINA ?




La catrina, que siempre nos irradia ese placer de vivir… justo antes de la muerte, como un aviso; para recordarnos que vivir es ahora y en la eternidad...
De la representación de los muertos, es la que más me gusta, por ese cinismo snob que le representa, en ese juego del Mexicano con la muerte, con picardía y respeto..
 "La muerte, -decía Posada-, es democrática, ya que a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera". 

La Catrina de Posadas

A la catrina la invento José Guadalupe Posada, en  tiempo antes de la Revolución Mexicana, en donde; las clases sociales, eran muy segmentadas y la clase más alta, la más afortunada, con muchos privilegios. Entonces para representar en  el folclor de  los  muertos a la alta sociedad ,  José Guadalupe Posada, realizó caricaturas de la muerte. Uno de estos: ¨La Catrina¨ , solo de la cabeza y busto, sofisticada y esqueletica.
Le denominó ¨La calavera garbancera¨; así se le conocía a las personas que vendian garbanza, que teniendo sangre indígena, pretendían ser europeos, ya sea Franceses o Españoles y renegando de su propia raza, cultura y herencia de tradiciones. Esto se hace notable por el hecho de que la calavera no tiene ropa, sino únicamente el sombrero, con esto Posada pretendía criticar a muchos  Mexicanos, que son pobres y con carencias, pero que querían aparentar un estilo de vida Europeo, que no les correspondía.

..."en los huesos,  pero con sombrero francés con sus plumas de avestruz".
La catrina de Diego Rivera

La más conocida de las catrinas -- tal vez --, fue la que pintó Diego Rivera en  ¨Sueño de una tarde dominical, en la Alameda Central.¨  y  fue   él quién  le atribuyo el nombre: ¨catrina¨ , que es la versión femenina del catrin,  un  ¨bon vivant¨ pero en  mujer...

sábado, 30 de octubre de 2010

PARAISO EN MEXICO, MUY CERCA DE LA CIUDAD




¿Si a donde es? - (Mirando una fotos de un articulo) --!wow que lugar!-- se me hace conocido... lo observe detenidamente y empecé a recordar buenos momentos de mi infancia, ! ya lo conocía!,  me sorprendí lo bien que se veía y me di la oportunidad de evidenciarlo por mi mismo y regresar..






Pues de inmediato y  algo así como las 11.00 am y me fui para allá. 
Cuando llegue me sorprendí lo limpio y bien conservado, seguía teniendo esas aguas cristalinas como una pescera extraordinariamente bien cuidada, pero además; me sorprendió la cantidad de turismo extranjero: Alemanes, Franceses, Estado Unidenses...mucha gente y ahí; rentaban  equipos en muy buen estado para bucear y snorquelear para poder así, evidenciar las bellezas submarinas en ese río de aguas transparentes. Alimentado por un manantial que brota incesantemente y le provoca mantener esa claridad tan hermosa en tan cálido lugar. Después, cerca de ahí, cuando el hambre nos atacó, buscamos un lugar para comer y  nos cocinaron una trucha, me tome un bebida exquisita muy parecida al tequila,  un par de cervezas y para rematar una nieve artesanal.



Precioso mi México, el lugar......¿ Donde es ese bonito lugar ?, pues !Las estacas! en Morelos, ¿y para comer?: Ticúman, o Yaútepec y ¿la bebida ? Yautli, entre tequila y mezcal; simplemente exquisito, acompañandolo con una trucha ahumada y con mangos con chile, marida delicioso...





miércoles, 26 de mayo de 2010

La fotografía de Juan Rulfo -




El talento de Juan Rulfo no era exclusivamente literario, ese realismo mágico lo exportaba a la fotografía y viceversa. Eso se percibe en su fotografía,  sus  historias congeladas.


La fotografía y la literatura  tienen una relación muy especial,  pues; mientras en la literatura las imágenes mentales pueden tener un parámetro muy divergente de acuerdo a la percepción personal, donde la imaginación y asociación vuelan,  la  imagen es más concreta;  esta ahí, porque la imagen encierra una historia: Para atrás y para adelante. Tienes punto de partida y símbolo visual.


Con la fotografía de Juan Rulfo:  Conoces la historia, te imaginas la fotografía al leérle y él,  te trae la fotografía, te  acerca a su sensibilidad y te hace testigo de él. Te comparte eso que trae dentro de su alma, eso que guarda y quiere manifestar, en una simbiosis de perfección artística inigualable.


Aquí una muestra de algunas fotografías:







¿ Que tal esta fotografía ? todo un misterio y muchas percepciones, tal vez...una tumba en una fría mañana, o tal vez...un pedazo de hielo en un matinal amanecer, o la verdadera: ¨La casa en llamas¨ El humo  satura una puerta en la barda, frente  a la casa humeante.





De el llano en llamas:


-Desde mucho antes de llegar a San Buenaventura nos dimos cuenta de que los ranchos estaban ardiendo. De las trojes de la hacienda se alzaba más alta la llamarada, como si estuviera quemándose un charco de aguarrás. Las chispas volaban y se hacían rosca en la oscuridad del cielo formando grandes nubes alumbradas. Seguimos caminando de frente, encandilados por la luminaria de San Buenaventura, como si algo nos dijera que nuestro trabajo era estar allí, para acabar con lo que quedara.





 De el llano en llamas:


Pero nosotros también les teníamos miedo. Era de verse cómo se nos atoraban los güevos en el pescuezo con solo oír el ruido que hacían sus guarniciones o las pezuñas de sus caballos al golpear las piedras de algún camino, donde estábamos esperando para tenderles una emboscada. Al verlos pasar, casi sentíamos que nos miraban de reojo y como diciendo:

“Ya los venteamos, nomás nos estamos haciendo disimulados."
 
Y así parecía ser, porque de buenas a primeras se echaban sobre suelo, afortinados detrás de sus caballos y nos resistían allí, hasta que otros nos iban cercando poquito a poco, agarrándonos como a gallinas acorraladas. Desde entonces supimos que a ese paso no íbamos a durar mucho, aunque éramos muchos.




De Pedro Páramo:

-Hace calor aquí -dije.
-Sí, y esto no es nada me contestó el otro-. Cálmese. Ya lo sentirá más fuerte cuando lleguemos a Comala.
 
Aquello está sobre las brasas de la tierra, en la mera boca del infierno. Con decirle que muchos de los que allí se mueren, al llegar al infierno regresan por su cobija.
 
-¿ Conoce usted a Pedro Páramo? - le pregunté.
Me atreví a hacerlo porque vi en sus ojos una gota de confianza.
-¿Quién es? -volví a preguntar.
-Un rencor vivo -me contestó él.
Y dio un pajuelazo contra los burros, sin necesidad, ya que los burros iban mucho más adelante de nosotros, encarrerados por la bajada.






¨En la reverberación del sol, la llanura parecía una laguna transparente, deshecha en vapores por donde se traslucía un horizonte gris. Y más allá, una línea de montañas. Y todavía más adelante, la más remota lejanía.¨





De los ferrocariles en Nonoalco








Estas lineas de ¨Pedro Paramo¨:


-Vine a buscar . . . -y ya iba a decir a quién, cuando me detuve-: vine a buscar a mi padre.
-¿ Y por qué no entra?
Entré. Era una casa con la mitad del techo caída. Las tejas en el suelo. El techo en el suelo. Y en la otro mitad un hombre y una mujer.
 
-¿ No están ustedes muertos? -les pregunté.
 
Y la mujer sonrió. El hombre me miró seriamente.
-Está borracho -dijo el hombre.
-Solamente está asustado -dijo la mujer.
Había un aparato de petróleo. Había una cama de otate, y un equipal en que estaban las ropas de ella. Porque ella estaba en cueros, como Dios la echó al mundo. Y él también.
-Oímos que alguien se quejaba y daba de cabezazos contra nuestra puerta. Y allí estaba usted. ¿Qué es lo que le ha pasado?
-Me han pasado tantas cosas, que mejor quisiera dormir.
-Nosotros ya estábamos dormidos.
-Durmamos, pues.
La madrugada fue apagando mis recuerdos.

 
Oía de vez en cuando el sonido de las palabras, y notaba la diferencia. Porque las palabras que había oído hasta entonces, hasta entonces lo supe, no tenían ningún sonido, no sonaban; se sentían; pero sin sonido, como las que se oyen durante los sueños.
 
-¿Quién será? -preguntaba la mujer.
-Quién sabe -contestaba el hombre.
-¿Cómo vendría a dar aquí?
-Quién sabe.
-Como que le oí decir algo de su padre.
-Yo también le oí decir eso.
-¿No andará perdido? Acuérdate cuando cayeron por aquí aquellos que dijeron andar perdidos. Buscaban un lugar llamado Los Confines y tú les dijiste que no sabías dónde quedaba eso.
-Sí, me acuerdo; pero déjame dormir. Todavía no amanece.
-Falta poco. Si por algo te estoy hablando es para que despiertes. Me encomendaste que te recordara antes del amanecer. Por eso lo hago. ¡ Levántate!
-¿ Y para qué quieres que me levante?
- En ese caso, déjame dormir. ¿No oíste lo que dijo ése cuando llegó? Que lo dejáramos dormir. Fue lo único que dijo.




 

lunes, 10 de mayo de 2010

JUAN RULFO ¨IMPRESIONANTE¨



La primera vez que leí a a Rulfo fue en secundaria y no le presté atención, pero él, junto a Francisco Rojas Gonzalez, no salieron de mi cabeza. Un juego de frases estaba siempre presente, nunca salieron...





Al leer un poco más de él, me di cuenta que no fui el único estupefacto, me emocionó leer citas de tres escritores que admiro y el mundo entero respeta.

Sobre Pedro Páramo se han expresado autores como: Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez y Susan Sontag.

García Márquez escribió en 1980, al recordar su primera lectura de la novela:


“... Álvaro Mutis subió a grandes zancadas los siete pisos de mi casa con un paquete de libros, separó del montón el más pequeño y corto, y me dijo muerto de risa: ¡Lea esa vaina, carajo, para que aprenda!
Era Pedro Páramo. Aquella noche no pude dormir mientras no terminé la segunda lectura.:


Nunca, desde la noche tremenda en que leí La Metamorfosis de Kafka en una lúgubre pensión de estudiantes de Bogotá —casi diez años atrás— había sufrido una conmoción semejante.”

Agregó García Márquez en 1978...

A Juan Rulfo, por otra parte, se le reprocha mucho que sólo haya escrito Pedro Páramo. Se le molesta siempre preguntándole cuándo tendrá otro libro. Es un error. En primer término, para mí los cuentos de Rulfo son tan importantes como su novela Pedro Páramo, que, lo repito, es para mí, si no la mejor, si no la más larga, si no la más importante, sí la más bella de las novelas que se han escrito jamás en lengua castellana. Yo nunca le pregunto a un escritor por qué no escribe más. Pero en el caso de Rulfo soy mucho más cuidadoso.


Si yo hubiera escrito Pedro Páramo no me preocuparía ni volvería a escribir nunca en mi vida.”

En la parte final de su escrito de 1980 dice igualmente el colombiano, refiriéndose tanto a El Llano en llamas como a Pedro Páramo:
Ahora quiero decir que he vuelto a leerlo completo para escribir estas breves nostalgias, y que he vuelto a ser la víctima inocente del mismo asombro de la primera vez. No son más de 300 páginas, pero son casi tantas, y creo que tan perdurables, como las que conocemos de Sófocles.”


Borges dejó escrito en 1985:

"Pedro Páramo es una de las mejores novelas de las literaturas de lengua hispánica, y aun de la literatura."

Y Susan Sontag escribió en 1994:

"La novela de Rulfo no es sólo una de las obras maestras de la literatura mundial del siglo XX, sino uno de los libros más influyentes de este mismo siglo."

Encuestas hechas por el diario español El País o el semanario alemán Die Zeit, así como por el Club Noruego del Libro y el Instituto Nobel de Suecia, han arrojado resultados que ubican a Pedro Páramo entre las obras más importantes de la historia de la literatura en español y universal.


 !Que viva México!


jueves, 20 de agosto de 2009

MEXICO


Hola este nuevo blog, será para hablar de mi tierra: de toda su belleza, de sus relatos, de sus personajes, de la historia del otro México, de productos que realcen y enorgullezcan a nuestro México.